in ,

Las crónicas del café

Ah, la máquina de café de la oficina: un santuario sagrado para las almas cansadas que buscan ese elixir mágico de la productividad.

Pero en esta oficina en particular, la máquina de café tenía personalidad propia.

Cada mañana, cuando los empleados, con ojos cansados, entraban a la sala de descanso, eran recibidos por el melodioso zumbido de la máquina de café, o eso creían.

Lo que no sabían es que la máquina de café se había inscrito en secreto en una clase de beatboxing durante el fin de semana.

Mientras los empleados hacían fila para tomar su dosis de cafeína, la máquina de café les daba una serenata con ritmos y melodías conmovedoras. ‘

Algunos intentaron unirse, aplaudiendo o golpeando con los pies al ritmo de la sinfonía impulsada por el café.

Se corrió la voz rápidamente y pronto la sala de descanso de la oficina se convirtió en el lugar más popular de la ciudad para sesiones improvisadas.

Olvídese de los dispensadores de agua: ahora se trataba de sesiones improvisadas con máquinas de café.

Y así, en medio del caos de plazos y reuniones, la oficina encontró consuelo en el dulce sonido de los granos moliendo y el silbido del vapor,

porque a veces, todo lo que necesitas es un poco de música para superar la rutina diaria.

Written by salina

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

El fiasco del correo electrónico

El fiasco del correo electrónico

Tres amigos están esquiando en un glaciar

Tres amigos están esquiando en un glaciar