in ,

Ladrón de galletas

Una joven esperaba su vuelo en la sala de embarque de un gran aeropuerto.

Como tendría que esperar mucho tiempo, decidió comprar un libro para leer y un paquete de galletas para picar.

Se sentó en un sillón de la sala VIP del aeropuerto para relajarse y leer tranquilamente.

Un hombre se sentó en el asiento de al lado, abrió su revista y empezó a leer.

Cuando ella sacó la primera galleta, el hombre también tomó una.

Se sintió irritada pero no dijo nada.

Ella simplemente pensó: “¡Qué descaro! Si no fuera tan amable, le dejaría un ojo morado”.

Por cada galleta que ella tomó, el hombre también tomó una

Esto la estaba enfureciendo pero no quería montar una escena.

Cuando solo quedó una galleta, pensó: “Aaah… ¿Qué hará ahora este hombre rudo?”.

Luego el hombre, tomando la última galleta, la dividió por la mitad, dándole a ella la mitad

¡Eso fue demasiado! Estaba realmente enojada ahora.

Enfadada, tomó su libro, el resto de sus cosas y se dirigió furiosa al lugar de embarque.

Durante las siguientes horas, le resultó difícil olvidar lo sucedido.

Ni siquiera podía concentrarse leyendo su libro.

¿Cómo se atreve ese tipo, verdad?

Cuando se sentó en su asiento en el avión, miró en su bolso para sacar sus gafas de lectura y, para su sorpresa, su paquete de galletas estaba allí, intacto y sin abrir.

Ella se sintió tan avergonzada

Ella se dio cuenta de que estaba equivocada.

Había olvidado que sus galletas estaban guardadas en su bolso.

El hombre había dividido sus galletas con ella, sin sentirse enojado ni amargado, mientras que ella había estado muy enojada, pensando que estaba dividiendo sus galletas con él.

Y ahora no había posibilidad de explicarse… ni de disculparse.

¿Alguna vez perdiste la calma y luego te diste cuenta de que estabas equivocado?

Estoy seguro de que la mayoría de nosotros tenemos

Ahorrémonos un poco de vergüenza y asegurémonos de conocer todos los hechos antes de reaccionar.

Hay cuatro cosas que nunca podrás recuperar… La piedra después del lanzamiento;

La palabra después de decirla; La ocasión después de la pérdida y el tiempo después de que desapareció.

salina

Written by salina

Con una inclinación por crear narrativas convincentes y un dominio del idioma español, Ssalina aporta una mezcla única de creatividad y experiencia al mundo de la creación de contenido. Armada con un ojo agudo para el detalle y una pasión por contar historias humorísticas, Ssalina tiene un historial comprobado de cautivar a audiencias en diversas plataformas.

Leave a Reply

Avatar

Your email address will not be published. Required fields are marked *

¿Qué tipo de pastel hiciste - Broma

¿Qué tipo de pastel hiciste – Broma

Ladrón de galletas

Los políticos y la mentira