in ,

Era un hombre perfecto

Un hombre sale a la calle y pilla un taxi que acaba de pasar.

Se sube al taxi y el taxista le dice: “Vaya, un momento perfecto. Eres igual que Dave”.

El pasajero pregunta: “¿Eh, quién?”.

El taxista le explica: “Dave Smith. Es un tipo que lo hacía todo bien siempre”.

“Como cuando llegué justo cuando necesitabas un taxi, a Dave Smith le pasaban cosas así siempre”.

El pasajero comentó: “Siempre hay algunas nubes oscuras sobre todo el mundo”.

“No Dave Smith”, respondió el taxista. “Era un atleta estupendo. Podría haber ganado el Grand Slam de tenis”.

“Podía jugar al golf con los profesionales. Cantaba como un barítono de ópera y bailaba como una estrella de Broadway… y deberías haberle oído tocar el piano”.

“Era un tipo increíble”.

El pasajero dijo: “Parece que era realmente algo especial”.

El taxista respondió: “Hay más. Tenía una memoria como la de un ordenador. Se acordaba del cumpleaños de todo el mundo”.

“Lo sabía todo sobre el vino, qué comidas pedir y con qué tenedor comerlas”.

“Podía arreglar cualquier cosa. No como yo. Cambio un fusible y toda la calle se apaga”.

“Pero Dave Smith podía hacerlo todo bien”.

El pasajero se quedó asombrado: “¡Vaya, qué tipo!”.

El taxista continuó: “Siempre sabía el camino más rápido en el tráfico y evitar los atascos. No como yo, que siempre me veo atrapado en ellos”.

“Pero Dave, nunca cometía un error, y realmente sabía cómo tratar a una mujer y hacerla sentir bien”.

“Nunca le contestaba aunque se equivocara; y su ropa era siempre inmaculada, los zapatos muy pulidos también”.

“¡Era el hombre perfecto! Nunca cometía un error. Nadie podía estar a la altura de Dave Smith”.

El pasajero preguntó: “¿Y cómo lo conoció?”

A lo que el taxista respondió,

“Oh, en realidad nunca conocí a Dave,”…

“Murió y me casé con su mujer”.

Written by salina

Último aviso de estafa

Último aviso de estafa

Nevadas

Nevadas