in ,

A mi mujer y a mí nos prohibieron ir a Walmart

Después de jubilarme, mi mujer insistió en que la acompañara en sus viajes a Walmart.

Desgraciadamente, como la mayoría de los hombres, las compras me parecen aburridas y prefiero entrar y salir.

Igualmente desafortunado, mi mujer es como la mayoría de las mujeres: le encanta curiosear.

Ayer mi querida esposa recibió la siguiente carta del Walmart local:

Estimada Sra. Harris,

Durante los últimos seis meses, su marido ha causado un gran revuelo en nuestra tienda.

No podemos tolerar este comportamiento y nos hemos visto obligados a prohibirles a ambos la entrada a la tienda.

Nuestras quejas contra su marido, el Sr. Harris, se enumeran a continuación y están documentadas por nuestras cámaras de videovigilancia:

15 de junio: Cogió 24 cajas de condones y las puso al azar en los carros de otras personas cuando no estaban mirando.

2 de julio: Programó todos los despertadores de Housewares para que sonaran a intervalos de 5 minutos.

7 de julio: Hizo un rastro de zumo de tomate en el suelo que conducía al baño de mujeres.

19 de julio: Se acercó a una empleada y le dijo con voz oficial: “Código 3 en Housewares. Ponte a ello de inmediato”.

Esto provocó que la empleada dejara su puesto asignado y recibiera una reprimenda de su Supervisor que a su vez dio lugar a una queja sindical, haciendo perder tiempo a la dirección y costando dinero a la empresa.

14 de agosto: Movió una señal de “PRECAUCIÓN – SUELO MOJADO” a una zona alfombrada.

15 de agosto: Montó una tienda de campaña en el departamento de acampada y dijo a los niños compradores que los invitaría a entrar si traían almohadas y mantas del departamento de ropa de cama, a lo que veinte niños accedieron.

23 de agosto: Cuando un dependiente le preguntó si podían ayudarle, empezó a llorar y a gritar: “¿Por qué no podéis dejarme en paz?”. Se llamó a los paramédicos.

4 de septiembre: Miró directamente a la cámara de seguridad y la utilizó como espejo mientras se hurgaba la nariz.

10 de septiembre: Mientras manipulaba armas en el departamento de caza, preguntó al dependiente dónde estaban los antidepresivos.

3 de octubre: se paseó por la tienda de forma sospechosa mientras tarareaba el tema de “Misión Imposible”.

6 de octubre: En el departamento de automóviles, practicó su “look Madonna” utilizando embudos de diferentes tamaños.

18 de octubre: Se escondió en un estante de ropa y, cuando la gente hojeaba, gritaba: “¡Elijame! PICK ME!”

21 de octubre: Cuando llegó un anuncio por el altavoz, adoptó una posición fetal y gritó. “¡OH NO! SON ESAS VOCES OTRA VEZ!”

Y por último, pero no menos importante

23 de octubre: Entró en un probador, cerró la puerta, esperó un rato y luego gritó muy fuerte,

“¡Eh! Aquí no hay papel higiénico”.

Written by salina

La viuda se desmayó cuando leyó su correo electrónico

La viuda se desmayó cuando leyó su correo electrónico

Era un hombre perfecto Nunca cometía errores

Era un hombre perfecto Nunca cometía errores